domingo, 8 de enero de 2017

Masa para tartas




¡Por fin una masa que sale casi como las compradas sin gluten!
Estaba pensando qué hacer para el almuerzo un día de la semana posterior a Navidad. Cero carnes y livianito. Se me ocurrió una tarta de verduras y como tenía tiempo tuve ganas de experimentar.
Quería lograr algo que sirviera para tarta y empanadas, ya que miles de veces intente hacer empanadas con masa casera y terminaban todas rotas antes de ir al horno, estaba cansada. Y que, además, no necesitara muchos pasos y miles de aglutinantes. Entonces fui poseída por un ente sobrenatural que me fue mandando la sabiduría necesaria para inventar una receta, en esa sabiduría iba incluido el agregado de leche en polvo y de chicle de mandioca.La leche en polvo puede no agregarse, pero ésta contiene lecitina de soja , un emulsionante natural presente también en muxhos otros alimentos y que ayuda a aglutinar y dar mejor textura a las preparaciones. Podemos encontrar lecitina natural en la yema de huevo, siendo ésta la responsable de emulsionar la materia grasa del aceite y la yema con la materia acuosa de la clara al preparar masas, flanes y mayonesa.
El resultado: masa suavecita, amasable y estirable, muy rica.


Y ahora ¡Manos a la obra!
Ingredientes para un molde de entre 20 y 24 cm de diámetro
1 taza de fécula de mandioca
1 taza de fécula de maíz
1 taza de harina de arroz
½ taza de leche en polvo (puede omitirse)
1 cucharada de polvo leudante
1 huevo (usé huevos caseros de La Rioja)
¼ taza de aceite de girasol
½ taza de agua hirviendo
*verificar que todos los ingredientes sean libres de gluten
**usar la misma taza para medir todos los ingredientes
Preparación
1) Mezclar los ingredientes secos hasta integrar.
2) Hacer un hueco en el medio y agregar el agua hirviendo (recién sacada del fuego) y revolver en el lugar para formar un gel (chuño).
3) Dejar enfriar un poco y agregar el aceite y los huevos. Continuar uniendo la masa y agregar agua fría mientras sea necesario para formar un bollo.
4) Dejar descansar unos 30 minutos en la heladera.
5) Usar según la necesidad.

lunes, 2 de enero de 2017

Torta de yogur clásica



Receta de aprovechamiento, utilísima a fin de mes.
Hoy les traigo una receta fácil para aprovechar los alimentos que van quedando en la heladera. Esta torta es casi la más clásica que se puede encontrar en la casa de cualquier abuela, siempre queda bien y es muy económica, en este caso, más todavía.
Esta vez en vez de usar el pote de yogur, use una taza para medir ya que tenía yogur bebible. La miga de la torta queda húmeda gracias al yogur, y, en este caso, reduje la cantidad de azúcar agregada porque me parece que queda demasiado dulce. A una parte de la masa la dejé de vainilla y a la otra le agregué cacao en polvo, el que se usa para hacer la chocolatada. ¿Que si pueden usar cacao puro orgánico de producción sustentable, sin azúcar y sudamericano? Obvio que sí, pero como se trata de aprovechar lo que hay en la cocina, usé el de la chocolatada. En España podrían usar yogur sin lactosa.

¡A ver que sale!
Ingredientes para un molde de entre 20 y 24 cm de diámetro
1 taza de yogur bebible (usé de vainilla)
1 taza de azúcar
2 huevos (usé huevos caseros de La Rioja)
2 tazas de premezcla sin gluten
½ taza de almidón de maíz
3 cucharaditas de polvo leudante
½ taza de aceite de girasol
Esencia de vainilla
4 cucharadas de cacao en polvo (opcional si la quieren marmolada)
*verificar que todos los ingredientes sean libres de gluten
**usar la misma taza para medir todos los ingredientes
Preparación
1) Mezclar los ingredientes líquidos (yogur, aceite, huevos, esencia) con el azúcar hasta integrar.
2) Agregar la premezcla y almidón mezclados con el polvo de hornear, de a poco. Integrar para que no queden grumo.
3) Verter la masa en molde enmantecado y almidonado. Si la quieren marmolada, verter una parte en el molde y al resto de la masa mezclarlo con el cacao. Luego verterla en el molde y acomodarla.
4) Hornear a 150°C por 45 minutos o hasta que al introducir un cuchillo (o palillo) salga limpio. La temperatura debe ser suave, por lo tanto cada uno debe  ajustar la temperatura de su horno.
Me encanta esa ollita de cerámica